domingo, 4 de marzo de 2012

Entrevista con Eduardo Subirats

Artículo publicado en el suplemto cultural
"LETRAS DE CAMBIO" del periódico
Cambio de Michoacán
el Domingo 4 de Marzo de 2012
columna MUTACIONES





Esperanza  Román  Valadez



EDUARDO SUBIRATS , ACERCA DE CÓMO  EL CONOCIMIENTO DEBE ESCLARECER.
Entrevista   ( I de II)
 Maestro no es el que se la pasa el día enseñando, sino el que aprende algo, algún día.
Hay quienes entran en el laberinto de la imbecibilidad y no salen nunca.
Eduardo Subirats






                Hablar de Filosofía en tiempos en los que se piensa tan necesaria, relacionar el pensamiento que genera con la practica, el ayudar a que las ideas transformen, es uno de los objetivos del pensamiento de Eduardo Subirats, filósofo  español,  que asume la critica como bandera, y para quien los medios de comunicación juegan en la actualidad una función vital dentro de las sociedades, a continuación la primera parte de una entrevista donde el pensador cuestiona la forma en las que sociedades como la nuestra, de origen hispano, opacan la verdad con lo que el llama “lenguaje barroco”, la imbecibilidad, dice el autor puede incluso disfrazarse de inteligencia.          

¿QUIÉN ES EDUARDO SUBIRATS?
Me presento como viajero,  alguien  que estudio primero medicina  huyó de los campos de la psiquiatría porque los vi enajenados y enajenantes… después estudie filosofía, y huí porque me pareció falso, desarticulado, me forme junto a filósofos importantes Deleuze, Lyotard, y otros menos conocidos en Alemania, pero que me enriquecieron mucho como persona, luego entre en el mundo del arte, de la estética, de la arquitectura, primero en España, y enseguida choque con la intolerancia y la falta de inteligencia del mundo intelectual español, me fui a Estados Unidos, trabaje e investigue temas de arquitectura, luego fui a Brasil, donde trabaje el tema de la arquitectura y estética, con grandes  arquitectos de las generaciones más viejas, aprendí mucho. Regresé a España, un periodo interesante, parecía que se movía algo, pero siempre   sospeche que era todo superficial, cuando escribí “El continente vacío”  , que es uno de los libros más importantes que escribí, ahí hubo una ruptura, porque  nunca el pensamiento español que es un pensamiento atrasado y muy pobre, aceptara una reflexión sobre su pobre pasado, y sobre lo que ha reprimido; es un libro que no sólo  habla de la conquista y la colonización de América, sino que habla de una continuidad, la cultura española se ha fabricado artificialmente a partir de la destrucción de la cultura árabe, que era una cultura altamente sofisticada, en todos los aspectos: arquitectura, ciencia, astronomía, geografía, filosofía…y la cultura judía lo mismo, y después fue destruyendo todo lo que encontró a su paso, en un periodo destructor sólo comparable con el proceso destructor por parte del colonialismo Británico y Norteamericano. Después viajaba mucho, daba cursos en Caracas, en Brasil, en México y finalmente fui a parar a Estados Unidos  ahí me he quedado, es mi presentación: viajero,  critico, algo aventurero y quisiera resumirlo: he aprendido la vida como una aventura  de aprendizaje, y hay una frase muy bonita de un escritor brasileño que dice: maestro no es el que se la pasa el día  enseñando, sino el que alguna vez aprende.
¿PODRÁ DECIR USTED ALGÚN DÍA QUE SABE?

No, esto  jamás podré decirlo, lo dicen incluso los grandes filósofos: entre más un@ aprende se da cuenta de lo ignorante que es; es una tragedia pero entonces hay que tomárselo  con buen humor.
USTED DICE QUE ES VIAJERO, PERO TAMBIÉN DICE QUE ES CRITICO, NOMBRA SIN TAPUJOS QUE HAY INTELECTUALES CREADOS A PARTIR DEL “ESPECTÁCULO INTELECTUAL”, USTED LOS NOMBRA INCLUSO ESTÚPIDOS…¿DE QUÉ HABLA CUANDO DICE CRÍTICA, QUÉ ES LO QUE CRITICA?
No se esto donde lo aprendí,  o nací con ello por alguna razón, pero aprendí que es malo para la salud física, callarse las cosas o disimularlas, genera conflicto, siempre tenemos la alternativa de callar la boca o decir medias palabras, y eso es un mal camino, sobre todo para un intelectual porque si uno miente una vez, significa que uno volverá a mentir, y al final se perderá en las semi-verdades, o las semi-mentiras, mi madre siempre me decía que era muy radical, que me haría de muchos enemigos, lo que ha ocurrido es que he hecho grandes amigos, también grandes enemigos, pero es una manera de preservar una integridad, es decir, cuando un@ trata de decir las cosas como son puede ocurrir dos cosas: una que te equivoques, pero si te equivocas puedes corregir, porque lo haz dicho con una intensión veraz, si uno dice medias palabras se queda en un mundo “barroco”, de las cosas nublosas, de los claro oscuros; he llamado “imbéciles” a una serie de formas de pensamientos, lo he hecho porque estoy en México, no lo hubiera hecho en Estados Unidos, pues allá eventualmente, hay una tradición cultural donde las cosas se dicen como son, se analizan y se respetan, la cultura hispánica, la mexicana, es una cultura barroca. Por ejemplo estoy analizando con estudiantes estadounidenses acerca del ensayo de Octavio Paz, donde habla de la “chingada”, y el ejercicio que hacemos es ver que estamos hablando  de una cosa que ha existido históricamente, es decir, cuando llegaron los españoles, eran todos hombres, la mayoría eran unos criminales, y mataban a personas y violaban a mujeres masivamente; es una cosa terrible e importante, la violación sexual es una costumbre que se da con mucha mayor frecuencia en ciertas culturas, en cambio cuando lo analiza Octavio Paz, lo destapa y lo tapa, es si pero es no, tiene que ver con el colonialismo pero no, tiene implicaciones cristianas pero no las tiene, al final un@ lo lee y puede acabar sin entender absolutamente nada de lo que está hablando, esto lo hace Paz, pero tiene que ver con la retórica política cotidiana en México y en general en Hispanoamérica, que hablan y puede ser alguien muy critico, pero las palabras no son lo que significan sino quieren decir otra cosa, y hay un campo de una vaguedad enorme, a través de la cual se crea un espacio en donde se cuelan: trampas, mentiras, coacciones, eso para la inteligencia es una tumba, no es el “laberinto de la soledad”, pero si el “ laberinto de la imbecibilidad”, hay quienes entran en éste laberinto y no salen nunca.     




1 comentario:

  1. Excelente, Esperanza, saludos desde México del grupo de Nueva crítica

    ResponderEliminar